Relieve de Amón Ra

E-81RM

Nuevo

Amon Ra

Espíritu oculto del Sol.

Espejo de Isis. Símbolo de protección.
Fragmento de la Puerta Sur de Tebas.

Tamaño pieza : 59 x 24 cm.

Más detalles

69,42 €

AMON-RA

FRAGMENTO DE LA PUERTA SUR DE TEBAS

Reproducción arqueológica de un relieve o estela policromada de arte egipcio. Amon-Ra es la manifestación del espíritu oculto del sol, el círculo rojo representa la actividad solar. Puede ser interpretado como el espejo de Isis, la naturaleza primordial. Como foco desde donde se proyectan y sobre el cual se reflejan toda energía y vida. Como canales de la voluntad de vivir y llegar a ser, que se plasma en los innumerables seres que habitan el cosmos.

Del círculo emanan las dos cobras, que inseparables señalan la cualidad dual de una existencia material. Como lágrimas fluyendo de un inmenso ojo. Ambas forman veladamente el jeroglífico “Aker”, el signo del señor del horizonte, custodio de las puertas y por ende de los accesos y los umbrales, el señor de los límites. Aquello que puede llegar a ser desde un punto de vista filosófico y vital. La divinidad que custodiaba el nacimiento y la puesta del sol. Emblemas del pasado y el futuro, similar al Jano etrusco-romano. Las dos serpientes son “aquellas que levantan al Dios Sol que brilla en el horizonte”, las Diosas Isis y Neftis. A menudo representadas realizando esta función.

Las alas desplegadas, a menudo se asimilan a Nekhebet, la Diosa buitre y posteriormente a la misma Isis, ya de carácter antropomorfo. Protectora de Egipto o también interpretadas como las alas de Mut, la gran madre cósmica y consorte de Amon en Tebas. Significando tanto el principio femenino como el espacio. Arropado y protegido por los brazos de esta madre primigenia, tal como se aprecia en los muros de los templos y los sarcófagos. Según las épocas, irán variando los diseños de las alas, para distinguir funciones y divinidades.

Ésta réplica arqueológica, de relieve o estela egipcia policromada, es una figura de arte egipcio idónea para hacer regalos exclusivos como figura de decoración.

La geometría de las plumas convergiendo en el centro nos recuerdan los rayos solares, y traen a nuestra percepción, la idea de unidad, que se extienden al infinito partiendo de su centro primordial, como el latido de un inmenso corazón, como la armonía de Maat, que da sentido y ordena la justa medida de las cosas. El principio de armonía latente en toda producción natural. Las alas aparecen coronadas por los cuernos del Dios carnero Khum, el topador de las tinieblas, el dios alfarero que modeló y dio forma a todos los seres.

Creador del huevo primordial del universo y del primer hombre. Simbolizando de este modo la victoria de la luz frente a las tinieblas, del orden ante el caos. Observamos todo un principio cosmogónico en estos emblemas, cuya finalidad básicamente era rememorar el orden cósmico en el ser humano, participando éste del todo universal.
Este tipo de relieves era colocado en los dinteles de las puertas y los accesos a los templos, como elemento protector.

Estamos ante un claro ejemplo de la capacidad de las civilizaciones antiguas, para aunar significados simbólicos, en un todo. Creándose de este modo, todo un cuerpo de significados y abstracciones. Como en un inmenso rompecabezas, crecen y se relacionan entre las partes, los distintos significados. Manteniendo siempre fijo el sentido y el significado unitario. Pero aumentando constantemente la riqueza y la diversidad de la expresión. Cada jeroglífico, en sí mismo, se puede interpretar como un mundo de significados concretos. La idea de unidad, de sentido entre las diversas partes, aquello que se denominaba la armonía de Maat, en el antiguo Egipto, está presente en cada manifestación de la plástica de esta ancestral cultura.

Un símbolo, cuando es capaz de reunir en sí mismo varios y diferentes significados, se convierte en un maravilloso jardín, poblado de innumerables especies. Donde cada significado es como una flor, que nos deleita con su particular aroma.

Ante nosotros se despliega todo un universo de conocimientos. Como si las alas de Amon batieran ante nuestra mente, los vientos de la sabiduría ancestral de este pueblo milenario. Insuflando en nuestros corazones, el aliento que durante milenios sostuvo las escuelas de los antiguos misterios y las milenarias civilizaciones. Recordándonos aquella sabiduría natural. Fruto de la profunda observación de la naturaleza y sus códigos de interpretación, ocultos en el hombre como microcosmos, pero siempre a la vista de quien los sabe buscar y ver, más allá de los significados y razonamientos concretos.

Write a review

Relieve de Amón Ra

Relieve de Amón Ra

Espíritu oculto del Sol.

Espejo de Isis. Símbolo de protección.
Fragmento de la Puerta Sur de Tebas.

Tamaño pieza : 59 x 24 cm.

Write a review